BSN: Una Liga Sin “Cojines”

La fanaticada de los Piratas de Quebradillas protagonizó hace mas de una semana un horrible incidente de violencia en el cual volaron sillas y zafacones. En el incidente, el árbitro Joel Ortiz sufrió una herida en la cabeza que requirió once puntos de sutura. Todo por que los árbitros cantaron una falta personal que mas bien fue agresión agravada y lo mínimo que merecía era trabajo comunitario. Ante esta situación, la liga tuvo que tomar cartas en el asunto.


11 puntos

Herida del arbitro Joel Ortiz que requirió 11 puntos de sutura.

Horas después del altercado la resolución llegó y cuando comencé a leer me pareció muy severa. La suspensión de todos los juegos del año en el coliseo Raymond Dalmau era lo que dictaminaba la liga. No obstante, existía una “cláusula” que rebajaba esa sanción a tres juegos siempre y cuando la gerencia cumpliera con ciertos requisitos. El ordenamiento lee así.

Además de la multa de $2,500, la Resolución del BSN, impuso al equipo de Quebradillas la suspensión de todos los juegos locales del en el Coliseo Raymond Dalmau por lo que resta de la Temporada 2016. No obstante, del equipo cumplir con las condiciones, esta sanción podría ser reducida a tres partidos. Se le ordenó además, cerrar la cantina que ubica cerca del camerino de los árbitros y mover el camerino de los árbitros. No podrá haber ninguna cantina cerca de la ruta de los árbitros desde la cancha hasta su camerino.

Hoy tenemos la noticia que los Piratas regresan a su casa jugando solo dos juegos en Isabela pasándose por la entrepierna la resolución de la liga. Pero ellos no lo hicieron sin permiso. El BSN aprobó la utilización de La Guarida argumentando que se habían cumplido con todos los requisitos de seguridad. ¿Y qué pasó con el tercer juego de suspensión? La respuesta es sencilla, Quebradillas recibe hoy a sus archirrivales Capitanes de Arecibo y la Buga Abreu no es lo suficientemente grande. El BSN necesita que ese juego se celebre en el Guajataca. Mientras la liga permite eso, se le está riendo en la cara a todos los afectados por el irresponsable comportamiento de algunos seguidores de los corsarios.

Yo les pregunto, ¿acaso la NBA reconsideró las suspensiones de los jugadores de los Pacers involucrados en el motín del 2004? En ese entonces Indiana era una de las potencias del este y uno de los favoritos para estar en la final. Las sanciones mas severas fueron 15 juegos para Jarmaine O’Neal, 30 para Stephen Jackson y todo lo que quedaba de temporada para Ron Artest (hoy Metta World Peace). Cuando Indiana llegó a la postemporada, la gerencia trató de argumentar que la suspensión de Artest fue por la temporada regular y no la postemporada pero la liga no dejó que el jugador participara mas. ¿Esto hubiese pasado en el BSN? Lo dudo.

Soy fanatico Pirata, pero en los pasados tres años se han reportado eventos de violencia en ese recinto y es hora que los castigos se apliquen. La liga vuelve a demostrar que tiene mano blanda al momento de castigar. Si yo fuera el árbitro que recibió la herida me sentiría traicionado. Es penoso decirlo pero en el Baloncesto Superior Nacional no hay quien tenga los cojones en su sitio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *