4 “Renuncias” y gerencias fracasadas

          ¿Hasta cuándo se culpará solamente a los dirigentes del BSN? ¿Acaso no tienen culpa los gerentes generales y tenedores de franquicias? El mejor ejemplo de esto deberían ser los Caciques del 2015. El peor récord en la historia y claramente por culpa del apoderado Toñín Casillas, que prácticamente regaló a sus mejores jugadores y luego se sorprendió de sus 2 victorias. Peor aún fue cuando le entregó el equipo a liga. ¡Ineptitud crasa!


          Durante esta temporada hemos visto más de esta torpeza que nunca. En el BSN es muy raro que un dirigente logre completar una temporada completa. Los Piratas de Quebradillas son el mejor ejemplo. Desde el 2008 solo un técnico lo ha logrado: Julio Toro. Esta temporada, no obstante, se han dado 4 casos de supuestas “renuncias” y 7 cambios de dirigentes en total (Iván Flores, Paco Olmos, Richie Dalmau, Bobby Porrata, Jorge Otero, Carlos González y Mandy Cancel). ¿Qué es eso? ¿Por qué no hablan claro? Y a los gerentes generales, ¿cuándo se les reclamará? Claro, el cambio de dirigentes en gran parte de las ocasiones es necesaria porque los tenedores de franquicias no conocen alternativa ante los reclamos de la fanaticada, pero también es cierto que los reclamos frustrados también se deben a los propios fallos de la gerencia. El dirigente lamentablemente es quien “paga los platos rotos” por ser la “cara” de los fracasos del quinteto.

          Felo-300x194Felo Rivera es el mejor ejemplo aquí. Apoderado, gerente, agente y dirigente. No hay dudas del gran IQ balonceslístico y credenciales que tiene Don Rivera pero desde su gran acierto en el 2013, son muchísimos más sus desaciertos del 2014- al presente, cuya máxima expresión, se vio esta temporada, llevando a Manatí a su ruina total. La realidad es que Mickey Mouse hubiera tenido más éxito corriendo a los Atenienses esta campaña. Con gran razón Paco Olmos dimitió tan solo luego de 8 partidos. A Felo no le dura nadie una temporada completa (bueno, con excepción de su adorado Leo Arill).

          El caso de Quebradillas es otro. La realidad es que la administración demoró en exceso en despedir a Richie Dalmau (9-13). Cayeron en tremendo hoyo gracias a la combinación de Dalmau, la gerencia y sin lugar a dudas, el mal desempeño de jugadores vitales. Dalmau pagó el precio pero peor aún fue el fichaje en su lugar. No queriendo el apoderado invertir en un probado técnico, optaron por irse mejor con un inexperto candidato que más bien tuvo muchísima buena suerte en su arranquerichie pero que igualmente dejó mucho por desear. La administración se tardó en conseguir un reemplazo por el comunitario Vernon Goodrich, que de pasó no se sabe cómo rayos fue firmado en primer lugar, y luego optó por morir con Jordan “Más frío que caliente” Glynn. El fichaje de Kevin Lisch no puede ser visto como acierto ya que más bien fue el propio Kevin quien estaba disponible y ansioso por regresar a la Guarida para revivir su mágico 2013. Canjearon a Jessie Pellot a cambio de nada (sí, un ahorro pero uno no entra al BSN solo para economizar dinero. Si se va a hacer, al menos inviértelo en otros canasteros). Luego adquirieron a “Piwi” desde Humacao y a pesar de que García ha jugado bien y de que el equipo ha demostrado estar necesitado de fuerza y altura en la pintura, nunca se ha utilizado con relevancia. Así las cosas, las señales abundan de que fue la administración Pirata quien decidió permanecer igual de cara a postemporada. Y así lo dijo Mandy “el eterno asistente” Cancel ayer ante su supuesta “renuncia”.

          Y es que dicen que la culpa es huérfana. No hay respeto. Nadie asume su propia falla. Ya es hora que los gerentes y administradores asuman responsabilidad. Ellos se creen que uno no sabe, pero si sabemos bien. Las cosas como son. No siempre es culpa del dirigente. Y a favor de Cancel, él simplemente nunca debió ser contratado en primer lugar. Por algo había estado relegado a asistente por las pasadas dos décadas. ¿Cómo rayos te atreves a irte con 4 gares y un “3” ante PJ y Akindele? Tan solo dos noches antes había visto que su estrategia no daba resultados. ¡No aprendió nada! ¿Y para qué son los tiempos? 2 disponibles, 11 segundos, la temporada en juego y ¿optas por jugar de corrido? ¿Es enserio? Nosotros no sabemos nada pero al lado mío había dos niños de 11 años pidiendo a gritos el tiempo y permanecieron incrédulos ante la falta de acción. Perdiste, y esa falta de conocimiento va aparte de que algunos “asistentes” sencillamente no tienen el físico para demandar respeto en el camerino. Mandy alegó que no tuvo los recursos. Bien se sabe que Bayamón ahí tiene ventaja pero ni siquiera probó la eficacia de una línea frontal compuesta por Brian Conklin, Piwi García y JB Díaz. Ahora bien, si Cancel tuvo culpa absoluta, no fue el solo responsable. Quebradillas pudo tener campaña sólida y más exitosa, pero las decisiones desde arriba fueron nefastas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *